“Mi vida ha dado un giro de 360º” es una frase que siempre me ha hecho gracia. Donde algunos sólo ven un error y enseguida la corrigen… -oye, que son 180º, que si no te ha quedado como estabas- … yo lo entiendo como un cambio que solo ves tu. Para los demás te has quedado en el mismo sito pero tu no eres el mismo. Una especie de Odisea, de vuelta al hogar pero transformado.

Ha pasado más de un año desde que me senté a escribir en el blog. Los que tenéis blog conocéis la sensación… “si, me tengo que sentar a escribir”.

El final del 2012 no fue de los que te esfuerzas por recordar:

  • Después de  pasar con Maribel 5 años con tratamientos de fertilidad, inseminaciones, fecundaciones in vitro, etc…, el 11 de diciembre nos dijeron que el tratamiento había funcionado y “estabamos embarazados” :)
  • 30 minutos antes de la feliz noticia, me comunicaron que la empresa cerraba y que el 31 de diciembre era el último día. No se lo dije a Maribel hasta bien entrada la tarde, cuando la buena noticia cubría todos nuestros pensamientos y la mala noticia era como una cagada de mosca en una montaña.
  • 15 días después, Maribel empezó a sangrar y la buena noticia desapareció. Dejamos de estar embarazados. Era el último tratamiento que podíamos hacer en la Seguridad Social.

El nuevo año  había empezado como si hubieran reseteado tu vida. Cinco duros años en la montaña emocional que es pasar por un tratamiento de este tipo, sin curro después de trabajar unos 14 años sin pausa y Maribel a punto de ir al paro por un ERE en su empresa.

Por suerte, en menos de 20 días ya estaba trabajando en el que actualmente es mi puesto, Frontend Developer para un organismo europeo en Alicante, la OAMI

Después de este torrente emocional, el blog me parecía algo lejano, una pieza de esa parte que abandoné en el 2012.

Por suerte, el nuevo trabajo me ha hizo salir de la “zona de confort” y me obligo a aprender muchísimas tecnologías nuevas (incluyendo el inglés :). Mi labor diaria pasó de estar haciendo presupuestos, gestionando el día el día con los cliente, montando themes para wordpress, maquetando webs o diseñándolas con photoshop a solamente hacer una cosa: no sacar los ojos de Backbone y mantener casi todas las comunicaciones de trabajo en inglés.

Después de más de un año sigo haciendo lo mismo, pero con unas ganas de aprender como si no lo hubiera hecho en mi vida.