Uso de codigos QR y usabilidad en el mundo real

Aunque el uso de los códigos QR se usan hace tiempo (en Asia su uso es bastante común), es ahora, con el crecimiento de los smartphones cuando se empiezan a ver más estretegias y campañas que aprovechan estos código.

Los códigos QR pueden guardar mucha información (como guardar partidas enteras de ajedrez), pero el uso más común es como enlace directo a una landing page de campaña o promoción, evitando tener que escribir la url y lanzándonos directamente a la web en la que se nos ofrecen descuentoso promociones, etc…

En el sector turístico lo solemos ver aplicado en monumentos y puntos neurálgicos de la ciudad en los que simplemente con apuntar el móvil con el programa apropiado, se nos abre el navegador con una página informativa sobre el monumento, edificio emblemático, obra, etc…

Problemas de usabilidad al aplicar códigos QR

Si lo miramos desde la perspectiva de usabilidad, hemos convertido un entorno urbano en un interfaz en el que, mediante un dispositivo con cámara, podemos “hacer click” en ciertos botones “códigos QR” con el que accedemos a información ampliada. Eso, que en principio puede parecer muy bonito y fácil, puede traernos los mismos problemas de usabilidad que un mal desarrollo en la web.

  • ¿Qué voy a encontrar detrás de un código QR? ¿Queda claro el contenido que se va a mostrar?
  • ¿Que programas hay que utilizar para acceder a la información de los códigos?. ¿El usuario lo tiene instalado?
  • Si alguien no tiene el programa lector de códigos QR ¿hay una url alternativa?

En muchas campañas que estoy viendo basadas en código QR, alguno de estos pasos no se ha tenido en cuenta.

¿Qué voy a encontrar detrás de un código QR?

Hace poco aparecieron unos códigos QR pegados por Alicante sin más explicación. Me imagino que alguna mente creativa pensaría “… Ponemos sólo el código, que la gente se pregunte que es usando el factor sorpresa y que apunten sus móviles para ver nuestra….” No se que como sigue la historia por que si veo un código QR por la calle no voy como loco a ver que hay detrás. Tendría que hacer lo siguiente: Ver tu código, sacar mi móvil, abrir el programa para leer códigos QR, apuntar (en este caso algunos estaban pegados casi en el suelo) y ohhh.. sorpresa!.. Venga ya! Dame alguna pista leñe. Contexto. Que tipo de información me va proporcionar. Si está en un monumento, esta claro. Si aparece en un flyer de un restaurante, está claro. Si está en una pared..

¿Que programas hay que utilizar para acceder a la información de los códigos?.

Aunque los early adopters sepan de memoria que programas de su smartphone leen códigos QR, la mayoría no sabe ni que son (el 58% en Estados Unidos, aquí muchos menos) Aunque quede feo, se debe indicar con que programas se pueden leer los códigos (según plataforma). La frase de “el que ve el código QR ya sabe para es” claramente es de alguien que no tiene ni idea de cómo usa la gente la tecnología y en lugar de ver como solucionar un problema, prefiere eliminar lo que no se ajusta con su realidad. Lo que nos llevaría al siguiente punto…

Si alguien no tiene el programa lector de códigos QR ¿hay una url alternativa?

Si lo único que hace el código QR es abrir una dirección web, ¿por que no ponen  una dirección alternativa usando un acortador de urls? Acortadores como Google Url Shortener nos acortan la url y crear un código QR para ella. Aparte de poner el código QR, debajo de el se puede poner perfectamente la url acortada, dando la posibilidad a cualquier persona con acceso a internet a ver la información. Personalmente, escribo una dirección en menos tiempo del que me toma abrir un progrma apuntar con la cámara y esperar a que se ejecute el navegador.

¿Y si usan una blackberry?. ¿y con un nokia sin cámara pero con conexión a internet?. ¿Y si el turista no tiene acceso con móvil pero sin en su hotel y quiere apuntar una dirección para usarla después? Puede  que un futuro, si una tecnología basada en Realidad Aumentada y geolocalización no lo remplaza, no haga falta indicar una url alternativa, pero a día de hoy, si le muestras una ulr acortada casi todo el mundo sabe que hacer con ella. Con un código QR.. pues no tanta. Cuesta poco incluirlo y probablemente la campaña añada un buen número de accesos.

Pero ver los códigos QR como un simple acceso a una url es muy limitado. Se pueden hacer cosas muy chulas y hay agencias que se están especializando en trabajar estrategias usando códigos QR y web móvil, como Selenus QR code, de Valencia. En los videos se su canal de youtube podréis ver varias usos para clientes basados en códigos QR:

 

Para cerrar os dejo esta interesante infografía sobre el uso de los códigos QR  de Lab42.com:

 

Enlaces:

Códigos QR en la Wikipedia

Augmented Reality Kills The QR Code Star

Selenus QR Codes

Scanapalooza: QR Codes

 

  • Letu Bonetti

    Yo me he creado una cuenta en http://uqr.me
    y me ha funcionado muy bien, ya que no sólo puedo crear mi qr, sino que
    también puedo cambiar el lugar al que apunta, cuantas veces quiera, sin
    tener que crearme uno nuevo. Yo soy escritora y en mi caso lo estoy
    utilizando para subir pdf con los últimos cuentos que estoy
    escribiendo. Así, con el mismo qr que ya tengo impreso, la gente puede
    ir escaneandolo y viendo cómo actualizo el material. Además, como tiene
    estadísticas, puedo ver quienes y desde dónde lo están escaneando..
    Realmente lo recomiendo.

  • Pingback: de códigos QR | Armando Bronca()

  • @Letu Bonetti
    Gracias por tu comentario. Es una buena estrategia crear códigos QR en los que puedas cambiar la dirección a la que apuntas. Imprimes el mismo código y puedes ir cambiando de landing page según te convenga.
    Esto lo lo puedes hacer con herramientas como la que comentas o también puedes utilizar una página genérica en tu y cambiarlo desde ahí, no dependiendo de una plataforma de “terceros” que en cualquier momento puede dejar de funcionar o de prestar el servicio, y sin embargo, ya esta impreso “para siempre jamás” :)

    Gracias por tu aporte y espero que le estés sacando esta tecnología.

  • Pingback: Invasió de codis QR | Rubèn Hierro()