Turismo de Córdoba, no uses el nombre iPhone en vano

Aprovechando que el 9 de octubre fué festivo en la comunidad valenciana y el fin de semana pasaba a tener 4 días, me pegué una escapadita con la familia a Córdoba. Al no ser un viaje planeado, dejamos la reserva para lo último y claro, no había hostal con camas libres en todo Córdoba. Al final tuvimos que dormir un poco más lejos, en el camping Albolafia de Villafranca de Córdoba. Si os gusta el rollito camping (a nosotros nos encanta), el camping está a 20 kilómetros y bien comunicado con la ciudad. Es un camping pequeño, limpio y bien organizado, con cabañas de madera muy espaciosas y el personal del camping fué muy atento y agradable en todo momento.

La cuestión es que lo primero que hago cuando llego a una ciudad es acercarme a un punto de información a por un plano y folletos informativos. Cual fué mi sorpresa al ver un cartel en que anunciaban: iphone. Ayuntamiento de Córdoba:

Iphone servicio de audioguías por teléfono en Córdoba

Iphone servicio de audioguías por teléfono en Córdoba

ANDA!.. tienen una guía para iPhone, ¡que bién se lo montan!. Pero cuando busqué la dirección para ver la web «optimizada para iphone» lo que encontré fué un triste teléfono de tarifa especiales (creo que 3 minutos 1,8 euros o algo así).

Osea, que el la única relación entre el iPhone y el iphone de turismo de córdoba es… ¿que se usa un teléfono?. Con esto no quiero criticar el servicio de audio guías por teléfono (que me parecen buena solución), sino que usen el nombre sólo para parecer «cool».

Unos mapas vinculados con podcasts-guía, unos textos..todo aderezado con un cómodo interfaz y ya tienes una guía que puedes vender en la applestore por 1-2 euros.. y también en la store de android si se tercia.

¿Cuanta gente que visita Córdoba tiene un iphone y está dispuesta a pagar por una aplicación así?. No se el total, pero os voy a contar una cosa: nos sentamos a comer y de las 5 mesas más cercanas, en 4 de ellas había gente con iphones. No, no era un sitio «cool», era un restaurante común.

Vamos por buen camino. La gente se va dando cuenta de que disponemos de un ordenador en el bolsillo, que llevamos a todas partes. Sólo falta perfilar los servicios que se pueden ofrecer a estos dispositivos.